6.11.09

Aprendizajes (de un tiempo a esta parte)

Que no hay que callarse nada, pero que las palabras muchas veces no alcanzan. Que el pase es la mejor manera de dejar rivales en el camino (mucho mejor que la gambeta). Que los obsecuentes siempre van a tener trabajo, pero nunca respeto. Que los panchos y las hamburguesas son el mejor antídoto contra la resaca. Que hay que vivir más y contar menos. Que después de las 12 de la noche es mejor no esperar el 140. Que entre jugar y jugarse hay un abismo. Que siempre hay que llevar encima una birome y un papel. Que un rato al sol te puede cambiar el día. Que con un poco de limón, la bondiola de cerdo es mucho más rica. Que la música puede ser una excelente compañía. Que el helado de menta contamina fácilmente el pote entero. Que si uno quiere volar no puede tener siempre los pies sobre la tierra. Que nunca voy a poder dejar ciertos vicios como los Sugus confitados, el Nesquik frío o las milanesas con lo que sea. Que los sectarismos no llevan a ninguna parte. Que en el cable uno siempre termina viendo las mismas películas que ya vio. Que cuando las papas queman algunos se borran. Que conviene ir lavando día a día y no acumular una tremenda pila de platos sucios. Que a veces hay que “pensar” con el cuerpo. Que demasiado mate te deja la lengua verde y demasiado vino los labios morados. Que para estar despierto nunca hay que dejar de soñar.

3 comentarios:

Lorena dijo...

Que el relato me encantó, Diee. Salvo un detalle: que el helado de menta no contamina... Menos si está granizado con pedazotes de chocolate amargo.

Nacho Zaccagnino dijo...

Una obra de arte mostro. Me encantó. Ando colgado con los blogs ultimamente pero sigo entrando, je. Quizás yo hubiera agregado en algún lado: que te duela el corazón a veces es bueno, jejeje.
Abrazo grande

laura dijo...

me encantoo,increible,no tiene desperdicio,bss,Laura