25.11.06

Desmejorando levemente hacia la tarde

Vaya a saber uno por qué el ascensor invita a hablar del clima. Cuando dos o más se cruzan en uno de estos aparatejos, súbitamente parecen como atacados por un inexplicable ímpetu meteorológico.

Ufff qué calor, brrr qué frío, dicen que va a seguir así toda la semana…, va a llover hasta el lunes…, tiempo de locos…, cuándo va a refrescar…, lo que mata es la humedad…, este es el peor verano en años…, anuncian alerta meteorológico!!!!!

En el ascensor, el silencio es como una piedra en el zapato. Miramos los cambiantes numeritos de los pisos, tomamos la manija por anticipado, nos buscamos nerviosamente en el espejo, pero cuando ya nada queda por hacer, el clima se hace palabra para llenar el espacio de sonidos y eliminar la incomodidad.

No se conocen bien los motivos, pero para la comunicación liviana elegimos hablar de nubes, tormentas aisladas, cielos despejados y chaparrones que llegan por la tarde.

3 comentarios:

Patricio dijo...

¿Te imaginas como sería que nos crucemos en un ascensor? Brrrr.... me da escalofríos de sólo pensarlo!

Juancho dijo...

Rueda, no podes haber explicado mejor ese momento Rueda... genial lo tuyo.
Un abrazo

Anónimo dijo...

¿Será que el ascensor, por ser espacio tan reducido, nos hace sentir incómodos con nosotros mismos?